Ruido en las Calles de Pedernales

Ruidos Molestosos en Pedernales

consecuencias de la contaminación acústica

Las variedades de ruidos que se producían en la calle Duarte como lo percibimos hace unos días es una muestra de la agresividad de nuestra ciudad con sus constantes emisiones de altos decibeles.

Según estudios científicos, el órgano auditivo está capacitado para recibir, en un nivel de confort, unos 55(dB), unidad de medida de los decibeles usada en acústica, y 70(dB) en un nivel máximo. Fuera de estos parámetros y dependiendo de la prolongación de la exposición, el ser humano podría sufrir daños ocasionales o permanentes, a su salud física o mental.

La socio-acústica es el efecto auditivo provocado por el ruido excesivo, que en las personas se manifiesta con una especie de silbido, el cual es la señal de alarma natural de nuestro cuerpo. Este efecto suele ser pasajero, pero si nos sometemos a exposiciones prolongadas, podríamos terminar padeciendo de sordera permanente, desequilibrios mentales y traumas en diferentes sistemas de cuerpo.

Según un estudio realizado en el año 2005 por la Unión Europea, 80 millones de personas estaban expuestas diariamente a niveles de ruido superior a los 65 (dB) y otros 170 millones a niveles de entre 55 y 65 (dB); lo que nos dice que una gran parte de los seres humanos estamos en peligro de sufrir lesiones producidas por un ambiente bullicioso.

Tocar la bocina de su vehículo, aun sabiendo que no logrará agilizar el tránsito, escuchar música a niveles estridentes, conducir vehículos sin silenciadores, en fin, mantener en constante operación toda una fábrica de ruidos innecesarios, termina afectándonos a todos y haciendo de nuestra ciudad una congregación ambientalmente violenta que entre todos debemos pacificar.